Los neumáticos de nuestro vehículo son una de las partes más fundamentales, tanto a nivel de seguridad, como a nivel de confort de marcha. De su elección dependerán factores muy importantes, como son la distancia de frenada, el agarre en mojado, el consumo de combustible, el ruido interior, y muchas otras consideraciones que hacen de este elemento, uno de los dos o tres más importantes de nuestro coche.

Por ello, a través de este post, queremos orientarte un poco a la hora de saber qué neumático elegir para tu coche, con la total garantía de que acertarás en tu próxima elección.

 

 

Fecha de caducidad de los neumáticos

Este dato es de vital importancia a la hora de elegir un neumático para nuestro coche. Se trata de una información que viene recogida en el flanco del mismo y que nos arroja la información exacta de la fecha en la que fue fabricado, indicando semana y año de producción.

Debemos estar atentos a este dato, ya que un neumático con una fecha de fabricación por encima de los 5 años, muy probablemente haya cumplido ya su caducidad, ofreciendo unas prestaciones muy por debajo de lo esperado.

No es difícil encontrar ofertas de neumáticos en los que se regala uno por la compre de tres. En muchas ocasiones, esto es debido a que ese neumático se encuentra desfasado.

 

Neumáticos asimétricos

Se trata de neumáticos con dos zonas bien diferenciadas, en la que una es direccional, tratando de evacuar el agua y, la otra, busca un agarre máximo en curva. No es recomendable este tipo de neumático en vehículos con tracción delantera ya que el desgaste será prematuro.

 

Neumáticos direccionales

Al igual que ocurre con los anteriormente mencionados, se trata de un neumático con un desgaste prematuro en vehículos de tracción delantera. Su cometido es básicamente tratar de evacuar la mayor cantidad de agua posible, pero esto provoca un desgaste, en forma de dientes de sierra, cuando se trata de un uso continuado o casi exclusivo sobre un asfalto seco.

 

Neumáticos para monovolúmenes

Existen algunas cubiertas que cuentan con un aro de acero recubierto de goma insertado en el flanco y que sobresale unos milímetros. Este concepto, protege un poco las llantas (y el propio neumático) de los roces contra los bordillos. No está de más que los elijamos si están disponibles: apenas aumenta el precio y sí nos pueden evitar más de un berrinche al aparcar.

 

Neumáticos para todo terrenos 4×4

La mejor recomendación que podemos darte al respecto de este tipo de vehículos y la idoneidad de los neumáticos a elegir para ellos, es siempre, buscar un tipo de neumático de invierno. Al no alcanzar velocidades muy altas y, sobre todo, a la hora de salir del asfalto, se trata de unas cubiertas muchísimo más eficaces que las de verano.

 

Neumáticos para coches antiguos o clásicos

Existen un tipo de cubiertas especialmente diseñadas para este tipo de coches. Por ejemplo, Michelin, tiene una gama de cubiertas específicas para ellos, lo que contribuye, gracias a sus decoraciones exclusivas, a mantener la originalidad del vehículo.

 

Ojo al índice de carga

Entre los datos de cada neumático, deben figurar, no solo las dimensiones y el índice de velocidad. También es muy importante que atendamos al índice de carga. Se trata de un dato que nos revisarán en la ITV y este, debes estar especificado en la ficha técnica del vehículo.

 

Esperamos haberte podido ofrecer una base para que puedas empezar a plantearte un cambio de neumáticos con unos datos más fiables y sabiendo perfectamente qué neumático debes elegir para tu coche.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *