cambiar ruedas del coche

Cuando cambiar los neumáticos de nuestro coche

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Aprende con nosotros el momento adecuado para cambiar los neumáticos de tu coche en el momento indicado
cambiar ruedas del coche

Cuando cambiar los neumáticos de nuestro coche

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Aprende con nosotros el momento adecuado para cambiar los neumáticos de tu coche en el momento indicado
Uno de los principales motivos para cambiar los neumáticos del coche es la seguridad. Ahora bien, no debemos precipitarnos al cambiar las ruedas de nuestro vehículo, entre otras cosas para evitar el impacto ecológico que tendría desprenderse de un producto que todavía tendría uso. Las marcas de neumáticos han perfeccionado tanto sus gomas que éstos tienen un mayor uso y debemos aprovecharlos, pero, ¿hasta cuando? Hoy en nuestro blog hemos querido responder a esta pregunta.

¿Cuándo cambiar los neumáticos de nuestro coche?

Los neumáticos deben revisarse regularmente, como mínimo una vez al mes. Además, hay que mantener un correcto nivel de las ruedas para evitar un desgaste mayor. Se trata de una serie de pequeñas comprobaciones que nos servirán para saber si tenemos que cambiar los neumáticos:
  • Indicadores de desgaste de la banda de rodadura: la mayoría de neumáticos cuentan con indicadores de desgaste de la banda de rodadura. Consisten en barras de caucho rígido que solo pueden apreciarse en el neumático cuando la profundidad de su banda de rodadura se ha desgastado y no llega al límite de conducción segura, que suele ser de 1,6 mm.
  • Dibujos desiguales de desgaste: también hay que comprobar las bandas de rodadura para verificar si presentan un dibujo en el desgaste que pueda indicar otros problemas en los neumáticos o su vehículo.
  • Presencia de bultos o ampollas en el flanco del neumático. Estos defectos pueden provocar un fallo del neumático y poner en peligro la seguridad de los ocupantes del vehículo.
  • Pérdida total del aire a causa de un reventón.
  • Presencia de desgarros u otros daños graves en el neumático.
  • Presencia de pinchazos de más de 0,64 cm en el flanco o la banda de rodadura. Los pinchazos de mayor profundidad no pueden repararse, y en ningún caso deberán repararse los neumáticos que se hayan desgastado por debajo de 1,6 mm.
Imagen via: Pixabay

Inscríbete en nuestro boletín informativo

Recibe información con novedades, promociones y eventos de la comunidad Alkiana

Comparte esta publicación con tus amigos

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

#Comentanos