Parece que, debido a las circunstancias actuales, nos veremos obligados a tener el coche parado por un tiempo. Sin duda, son momentos de responsabilidad solidaria, en los que salir a la calle ha de estar más que justificado.

Pero no por ello debemos dejar nuestro vehículo parado sin más. Ten en cuenta que, si calculas que lo vas a dejar estacionado y sin moverlo por un periodo superior a 20 días, debes tomar una serie de precauciones, encaminadas al perfecto mantenimiento del coche mientras está quieto.

Has de considerar que los líquidos y engranajes interiores necesitan, de vez en cuando una recirculación, para evitar un apelmazamiento. Lo ideal sería, por lo menos, intentar moverlo, aunque sea unos metros, utilizando el freno y cambiando a segunda. Si no es posible, no te preocupes. Simplemente, enciéndelo por 5 minutos para que el aceite circule por el motor.

La situación de estado de alarma ha provocado que muchos conductores ya no acudan a sus centros de trabajo, y mucho menos en coche. Tampoco los usamos para el traslado y eventual salida de fin de semana. Ello ha contribuido de manera significativa al descenso de emisión de gases a la atmósfera, lo cual, dentro de todo este maremágnum de malas noticias, es un dato positivo.

Te damos algunos consejos básicos, para que adoptes aquellos que creas que puedes llevar a cabo, en la medida de tus posibilidades, para un correcto mantenimiento del vehículo cuando está parado.

 

Cubre el coche con una lona

Se trata de preservar la pintura, a la vez que conseguimos aislar el coche de la humedad externa. Es una práctica muy recomendable, sobre todo si el vehículo está aparcado en un entorno exterior.

 

Mantenlo limpio

Esta práctica evitará que la suciedad acabe incrustándose y, hasta mimetizándose, sobre las superficies tanto exteriores como interiores del coche. Intenta pasarle un trapito por dentro y eliminar posibles restos de suciedad del exterior.

 

Desconecta la batería

Si calculas, como así parece ser que ocurrirá, que vas a tener el vehículo parado por un periodo de tiempo muy largo, lo mejor es que desconectes la batería del mismo. Ten en cuenta que el coche usa cierta cantidad constante de corriente proveniente de la batería. Si lo dejamos parado durante mucho tiempo, esta, acabará por “venirse abajo”. Por esi, lo mejor es desconectarla, para evitar una descarga completa que obligue a un cambio de la misma.

Recuerda, en este punto, quitar primero el borne negativo (negro) y después el positivo (rojo). De este modo evitarás problemas de chispazos o posibles roturas de la batería.

Posteriormente, al volver a conectar la batería, conecta primero el positivo (rojo) y después el negativo (negro).

 

Aumenta la presión de los neumáticos

Se trata de una muy buena práctica. Si “hinchamos” los neumáticos, por encima de su presión normal, lograremos que este se mantenga mejor durante el tiempo que tengamos parada nuestro vehículo.

 

Arranca el coche cada 10 días

Si puedes, intenta al menos, arrancar el coche una vez cada 10 días. De este modo lograrás que el motor se lubrique, aunque sea un mínimo. También es interesante que, en la medida de lo posible, intentes andar con el coche, aunque sea por un corto espacio de tiempo.

 

Esperamos que con estos consejos tu coche esté perfecto cuando llegue el momento de volver a conducirlo. Esperamos, también, que ese momento sea lo más temprano posible y que todos nos veamos de una vez aliviados de esta situación de confinamiento. Ánimo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *