cómo vender tu vehículo

Llega un momento en el que, por diferentes razones, nos planteamos la venta de nuestro coche o moto. Ya sea por la adquisición de un nuevo modelo, o porque simplemente hemos decidido prescindir del mismo.

A la hora de vender un vehículo, siempre hemos de tener en cuenta una máxima: no tener prisa. Al igual que para comprarlo debemos pararnos bien a estudiar todas las posibles variables de compra, a la hora de proceder o iniciar un trámite de venta debemos contemplar bien una serie de aspectos básicos.

Analizar bien el precio de venta

Un punto fundamental. Debemos estudiar bien el precio que se pide por nuestro modelo en el mercado. Si queremos salir con un valor competitivo y que realmente sea factible de vender, nuestro vehículo debe estar “en precio”. De lo contrario veremos que nadie nos llama interesado por este.

Para ello, lo mejor, es navegar por las webs de segunda mano e investigar bien qué precio tienen modelos del mismo año y kilómetros. Además, debemos valorar los posibles extras, aunque en este punto, conviene decir que los posibles complementos del vehículo nunca son valorados por el comprador y, quizá, nos convendría venderlos por otro lado. Por ejemplo maletas, en el caso de motos, navegador, redes de maletero, etc.

Limpiar bien nuestro vehículo

Debemos hacer que nuestra venta entre por los ojos. Para ello, nada mejor que una buena limpieza integral de nuestro coche o moto. Limpiaremos perfectamente los interiores y exteriores del vehículo. Tenemos que hacer que nuestro posible comprador se enamore de nuestro coche o moto nada más verlo.

Hacer unas buenas fotografías

Antes de continuar con el proceso de venta, debemos pararnos bien a hacer unas fotografías buenas de nuestro vehículo. Para ello, estudiaremos  bien la luz y el entorno. No es lo mismo hacer una foto con un móvil, aunque la calidad de estos es sorprendente, en un garaje o con un fondo espantoso, que hacer una fotografía a media tarde, con una luz casi idílica y un fondo verde, por ejemplo de un jardín. Este aspecto es fundamental, ya que da una idea al comprador de que somos gente meticulosa, a la que le gusta cuidar todos los detalles.

Control de revisiones

Es muy aconsejable disponer de toda la información relativa a las revisiones del vehículo. Para ello, haremos también una fotografía de la última revisión, para que el comprador sepa que nuestro coche o moto está al día en cuanto a controles. Por supuesto, fundamental tener la ITV y el impuesto de circulación en regla.

No mentir nunca

Es lógico que queramos vender nuestro vehículo cuanto antes. Pero nunca debemos mentir sobre el mismo. No está mal decir que está perfecto, sin un arañazo o añadir cualquier otra bondad de nuestro coche o moto, pero de ahí a mentir hay un paso. Si ha sufrido algún percance, tiene algo roto o algo le falla, debemos decirlo. Además, esto contribuye a generar confianza por parte del comprador. Está demás decir que nunca rebajaremos kilómetros ya que, aparte de ser ilegal, podría provocar una estafa en toda regla.

Disponibilidad total

Debemos mencionar en nuestro anuncio que nuestro coche o moto está disponible para llevar a cualquier mecánico de confianza del comprador para que lo revise de arriba abajo. Lo que nunca haremos es dejar probar el vehículo. Esto puede acarrear una fuente de problemas. Imaginemos que se produce un accidente durante la prueba, ¿quién lo cubriría?

Anunciarlo en todos lados

No hay nada mejor que anunciar nuestro vehículo en todos los portales especializados. Hay cientos de ellos y todos son consultados a diario por parte de personas interesadas en comprar un coche o moto de segunda mano. Anúncialo ahí. Además, veremos cuántas veces ha sido visitado nuestro anuncio, lo que nos dará una idea del interés real que despierta nuestra venta.

Conclusión

Si después de un tiempo prudente, pongamos dos meses, vemos que nadie nos ha llamado preguntando por nuestro coche, entonces será hora de reducir el precio, porque muy posiblemente esté por encima del precio de mercado. De todos modos, ten paciencia y deja que pase un poco el tiempo, si nuestro coche o moto está bien, lo acabarás vendiendo.

Esperamos haberte dado una idea de cómo empezar a vender tu vehículo. Por supuesto hay aspectos legales que deben contemplarse, una vez tengamos ya un comprador, pero de ello nos ocuparemos en otro post. Permanece atento!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *